Banner

viernes, 23 de febrero de 2018

Los grandes personajes de la historia del cómic se instalan en el MuVIM


Yellow Kid, Superman, Batman, el Capitán Trueno, Roberto Alcázar, Flash Gordon, Little Nemo, el Guerrero del Antifaz… Los grandes personajes de la historia de la novela gráfica tienen cabida en L’esclat dels clàssics y L’inici del còmic a la Península, dos muestras del Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM), las cuales se podrán visitar hasta el próximo mes de junio. Ambas exposiciones han sido presentadas en el Centre Museístic de la Beneficència en presencia del diputado de Cultura, Xavier Rius; el director del museo, Rafael Company; y el comisario de las muestras, Enrique Trillas.

«Estas dos exposiciones reafirman la vinculación y el compromiso del MuVIM con el cómic y la novela gráfica», ha apuntado Xavier Rius para referirse a dos proyectos que pretenden recuperar los orígenes del conocido como noveno arte, así como sus primeras manifestaciones en la península. «Hay, por tanto –ha añadido el diputado– una continuidad del relato, una coherencia en la línea museográfica del MuVIM».

A este respecto, Rafael Company ha incidido en que en el MuVIM «somos un hogar natural para el cómic», pero en este caso las muestras se han articulado «alrededor del coleccionismo privado». Se afronta «una doble dimensión, la estadounidense y la española», en una especie de ‘revival’ del cómic donde «la novela gráfica ha ido ganando una presencia enorme en la iconografía y la representación social».

Las dos exposiciones se nutren de piezas únicas de coleccionista muy difíciles de conseguir, porque –como ha explicado Enrique Trilles, comisario de la muestra– «se trataba de un arte industrial y serializado en que la mayoría de los fotolitos se destruían». Las dos exposiciones exhiben ejemplares únicos y, además, excelentemente conservados. «De algunos de ellos sólo se conservan una decena de ejemplares en todo el mundo», ha asegurado Trilles. Hay primeras tiras de Yelow Kid, el personaje con el que comenzó el cómic moderno, según los especialistas. Pero también de Little Nemo o de Flash Gordon. «Las muestras no dejan fuera a ninguno de los grandes creadores ni personajes que han hecho grande al cómic», ha aseverado Trilles.

LA EDAD DE ORO DEL CÓMIC

El cómic moderno o la «historieta» nació como tal en la prensa norteamericana de principios de siglo XX. Es, pues, un arte del siglo XX, como el jazz o el cine. Un arte y una industria, porque la técnica de los cómics siempre se movió entre dos compromisos: el de las pretensiones artísticas y creativas de los autores y, al mismo tiempo, la necesidad de reducir los costes –económicos y temporales– de producción y reproducción mecánica para llegar a la cita diaria y semanal con los lectores de la prensa.

Fue a partir de los años 30 cuando el cómic adquirió plena autonomía: además de seguir apareciendo en forma de tiras, empezaron a proliferar publicaciones independientes que contenían tan sólo estas tiras llamadas «cómicas» con sus propios personajes. Un ejemplo de todo esto es Superman, que apareció en 1938 en la portada de la revista Action Comic y alcanzó tal éxito que pronto protagonizó sus propias historias.

Posteriormente le siguieron otros personajes y, sobre todo, superhéroes a los que la ciencia había conferido poderes extraordinarios: Batman en 1939, Linterna Verde 1940 o Flash, también aparecido en 1040, quien fue el primer superhombre accidental y predecesor de los héroes del futuro universo Marvel. Todo este período de auge, desde los años 30 a mediados de los 50, es conocido ahora como la Edad de Oro del cómic y es el objeto central de la muestra L’eclosió dels clàssics.

LOS SUPERHÉROES HISPANOS

En el vestíbulo del museo se puede visitar L’inici del còmic a la Península, una muestra que hace hincapié en la influencia que tuvieron los cómics de la prensa norteamericana en el Estado español. Las historietas estadounidenses representaron auténticos éxitos de venta, capaces de atravesar fronteras para ser traducidos a diferentes idiomas y adaptados a otras culturas. Embaucados por la influencia americana, aquí se empezaron a crear personajes propios e historias adaptadas al imaginario hispánico. Revistas como TBO –que dio nombre a todo el género– Chicos o Mickey, llenaron de aventuras las mentes de los niños y niñas de varias generaciones.

El estallido de la Guerra Civil también afectó al mundo del cómic, que sufrió los embates de la censura: la victoria franquista diluyó inicialmente los nombres de los héroes estadounidenses, en unos momentos en que el nuevo orden español se alineaba con el fascismo italiano y el nazismo alemán.

Los cómics del Estado español –desde los años treinta hasta la actualidad– habrían sido otra cosa sin la presencia de los grandes personajes americanos, los cuales sirvieron de molde para forjar los héroes más idiosincráticamente hispanos. De hecho, El Guerrero del Antifaz adaptaba los cánones del héroe norteamericano al imaginario patrio. No en vano, apareció en 1944. Personajes como Roberto Alcázar, de Eduardo Vañó, o El Capitán Trueno de Víctor Mora y Ambrós, disfrutaron durante la posguerra de mayor popularidad que muchas estrellas de Hollywood.

jueves, 22 de febrero de 2018

Muere el humorista gráfico Antonio Fraguas, 'Forges'


El humorista gráfico Antonio Fraguas, más conocido como "Forges", ha muerto este jueves en Madrid, a los 76 años, a causa de un cáncer de páncreas que le fue diagnosticado hace un año, según ha informado su familia.

Según el diario El Pais, donde publicó sus viñetas diarias los últimos 23 años, Forges es "el humorista que mejor ha retratado el último medio siglo de la historia de España". El rotativo destaca que "supo plasmar con ternura e ironía la evolución de una sociedad que pasó del desarrollismo franquista de sus primeros dibujos al mundo hipertecnológico de su última etapa".

Su humor inciso e inteligente recoge lo absurdo y contradictorio de la sociedad española, y sus originales personajes derrochan la misma humanidad y talento que su autor, comprometido en la defensa de la dignidad del ser humano.

Sus 'blasillos', 'marianos' y 'conchas', funcionarios profundos, beatas o náufragos perdidos son reconocidos por varias generaciones de lectores, después de 50 años ininterrumpidos de sus viñetas diarias.

Su padre le recomendó ser original en sus dibujos
Antonio Fraguas de Pablo nació en Madrid, el 17 de enero de 1942, en una familia numerosa donde era el segundo de 9 hermanos. Su madre era catalana y su padre gallego, el también humorista y periodista Antonio Fraguas Saavedra, a quien le planteó que quería ser "dibujante de chistes en serio".

Su padre no puso objeciones a su vocación, solo le pidió que fuera original. "Que se reconozca un dibujo tuyo a quince metros", le dijo. De ahí, esos bocadillos de perfiles negros muy gruesos de sus viñetas, o sus "forgendros", llenos de palabras imposibles e inventadas como 'gensanta', 'stupendo', 'esborcio', 'jobreído', o 'tontolcool'.

Antonio Fraguas, uno de los mejores humoristas gráficos españoles, era conocido como "Forges", la traducción al catalán de su primer apellido. Adoptó ese alias en sus dibujos porque, durante el franquismo, no se veía bien ser funcionario y humorista.

Forges comenzó la carrera de ingeniero de Telecomunicaciones, estudios que dejó para dedicarse a su trabajo en TVE, donde entró a los 14 años y donde fue técnico, mezclador de imagen y coordinador.

Su primera viñeta, en el diario Pueblo
En mayo de 1964 publicó su primera viñeta en el diario Pueblo y, en 1970, empezó a colaborar en Diez Minutos, pero no empezó a ser conocido hasta su llegada al diario Informaciones, donde estuvo desde 1967 a 1979. El reconocimiento que le llegó en ese rotativo le permitió pedir una excedencia en 1973 en la televisión pública para dedicarse de lleno al humor gráfico.

Pasó después a Diario 16 (1981-1989) y El Mundo (1989-1995), diario que abandonó por desavenencias con su director, Pedro J. Ramírez. Comenzó entonces sus colaboraciones con El País, un chiste diario en la sección de Opinión, mientras mantenía sus colaboraciones en Interviú, El Jueves o Lecturas.

Durante su larga trayectoria, también colaboró con las principales revistas de humor, como Hermano Lobo, La Codorniz, o El Jueves.

Presencia en televisión, radio y cine
En 1984 volvió a colaborar con TVE en "Y sin embargo, te quiero", un programa dirigido por Guillermo Summers. Esa faceta audiovisual continuó en 1989, con colaboraciones en un espacio de Andrés Aberasturi en Canal Sur y, en 1990, con el informativo humorístico "Deforme Semanal" de Telemadrid.

Una de sus últimas apariciones públicas en TVE fue en el programa "Pecadores Impequeibols" (2014).

También participó en programas radiofónicos como "Protagonistas", de Luis del Olmo, y "La ventana" de Javier Sardá y Gemma Nierga. Una de sus últimas colaboraciones con RNE fue en el programa de los fines de semana "No es un día cualquiera", de Pepa Fernández.

Además, Forges dirigió dos películas: "País, S.A." (1975) y "El bengador gusticiero y su pastelera madre" (1977) y cuatro series humorísticas de televisión, la última de ellas, la citada "Deforme semanal" (1991).

El costumbrismo y la crítica social ocupan un lugar fundamental en su obra escrita, compuesta por una treintena de libros donde abundan los álbumes sobre historia de España en cómic o la informática para torpes.

Forges no dejó de publicar desde que apareció "El libro de Forges" en 1972, al que siguieron otros títulos como "Forges 5"; "Los forrenta años", "Historia del franquismo en viñetas", "La Consti. La Constitución" o "Historia de Aquí". Su peculiar visión de la historia de España continuó con "Historia de Forgesporánea" y "Lo Más De La Historia De Aquí".

Una trayectoria reconocida con numerosos premios
Además, publicó la novela, "Doce en Babilonia" (1992) y dos libros "La Posguerra vista por una particular y su marido" y "Del guateque al altar", escrito junto a su mujer, la periodista Pilar Garrido Cendoya, con la que contrajo matrimonio en 1967 y con la que tuvo cuatro hijos.

En 2014, y con motivo del 50 aniversario de la publicación de su primer dibujo, se editaron "El Libro de los 50 años de Forges", un recopilatorio, y "Coloréitor: El Libro Antiestrés De Forges". En reconocimiento a esa larga carrera, ese mismo años, la Biblioteca Nacional y Correos imprimieron una colección de sellos con sus viñetas como parte de una nueva serie filatélica dedicada al humor gráfico.

Entre su galardones destaca el Premio Nacional de Periodismo 'Pedro Antonio de Alarcón' (2013) o las Medallas de Oro al Mérito del Trabajo (2007) y al Mérito de las Bellas Artes (2011).

También logró el Premio Iberoamericano de Humor Gráfico 'Quevedos' 2014, que distingue la trayectoria profesional de los humoristas gráficos, y el Premio Ondas Mediterráneas en 2011.

Forges posee además la Cruz de Sant Jordi (1998), y recibió el Premio a la Libertad de Expresión de la Unión de Periodistas (1979), el Premio Internacional "El Gato Perich", el Premio Antonio Sancha 2001 de los Editores de Madrid, el galardón de Periodismo Gráfico del Club Internacional de Prensa (2003), el Premio Humor Gráfico Antonio de Lara "Tono" (2004) y el Ramón Rubial a los Valores Humanos (2004).

Además, fue catedrático de Humor por la Universidad de Alcalá de Henares (1997), doctor honoris causa por ese mismo centro y miembro de honor del Colegio de Periodistas de Cataluña.

martes, 20 de febrero de 2018

BOOM! Studios anuncia el regreso de ‘Fraggle Rock’ con un nuevo cómic


Las míticas marionetas de Jim Henson tiene una nueva cita en las páginas de los cómics, y es que Boom! Studios ha anunciado que ‘Fraggle Rock’, o como los conocíamos en España, ‘Los Fraguel’, tendrán una nueva miniserie bajo el sello Archaia que está previsto que debute el próximo mes de mayo. Al igual que otras obras del estilo, el formato de publicación será de 20 por 20 centímetros, como hemos podido ver en ‘Mouse Guard’ o pasadas ediciones de ‘Fraggle Rock’.

Cada uno de los cuatro números del cómic contará con un equipo creativo diferente, comenzando con Jared Cullum, quien escribirá e ilustrará (con acuarelas) la primera historia, en la que ya sabemos que Mokey Fraggle está perdiendo su amor por crear arte y necesita la ayuda de sus amigos para recuperar su inspiración. Cullum, quien ya ha colaborado en otras obras del sello Archaia como ‘The Storyteller: Giants’ y ‘Jim Henson’s Labyrinth 2017 Special’, ha aprovechado para comentar sus impresiones:

‘Fraggle Rock’ fue un programa único y excepcional donde los personajes nunca eran de dos dimensiones. Tenían auténticos sentimientos, era imperfectos, y aprendían, igual que nosotros en la vida, tropezando hasta llegar a la decisión correcta de una forma muy inmersiva. Siempre resonará en nuestros corazones

La serie original tuvo su debut en 1983, y prácticamente al mismo tiempo, los seguidores pudieron disfrutar de los primeros cómics publicados por Marvel. Ya en 2010, las marionetas regresaron como parte del acuerdo llegado entre Archaia y Jim Henson Company. ‘Fraggle Rock’ #1 se pondrá a la venta en mayo, coincidiendo con el 35 aniversario de la serie.

Museo Etnográfico abre un espacio cómic con 'Moby Dick' de José Ramón Sánchez


El Museo Etnográfico de Castilla y León inaugurará un nuevo proyecto denominado Espacio Cómic dedicado al mundo de la novela gráfica con la presentación del libro ilustrado Moby Dick, en el que el ilustrador y dibujante cántabro José Ramón Sánchez recrea con viñetas la novela homónima de Herman Melville.

La presentación, a cargo del propio ilustrador, tendrá lugar el próximo jueves en el salón de actos del museo con entrada libre hasta completar el aforo, según ha informado este centro en un comunicado.

José Ramón Sánchez ya eligió el Museo Etnográfico de Castilla y León (Mecyl) para presentar hace algo más de un año una exposición retrospectiva de su obra bajo el título "La gran aventura del mar".

En este caso, Sánchez, que fue Premio Nacional de Ilustración en 2014, presenta una obra que le ha llevado nueve meses de trabajo y que narra la historia de Moby Dick a través de 642 viñetas en blanco y negro recogidas en 176 páginas.

Con ese libro el ilustrador ha cumplido un sueño que tenía desde la infancia, el de recrear una novela a través de los dibujos y convertirla en cómic.

José Ramón Sánchez también ha recreado con sus dibujos escenas de otras obras literarias como Don Quijote de la Mancha, la Biblia, la Divina Comedia y obras del Beato de Liébana.

El libro de cómic Moby Dick está prologado por el cineasta Daniel Sánchez Arévalo, hijo del dibujante, que ha confesado que no sabe si "pintar es la manera que tiene mi padre de espantar a los demonios o de acercarse a ellos, supongo que es una mezcla de ambos".

Ha subrayado además en el prólogo que su padre, a sus 80 años, tras una "impresionante trayectoria" profesional y personal, ha "soltado lastre", para quedarse solo con un lápiz y con él hacer "una de sus obras más rotundas e importantes" que además supone una "ópera prima" por ser su primera novela gráfica.

En la presentación de Moby Dick estará presente el editor de la editorial cántabra Valnera, Jesús Herrán Ceballos, y el editor de la multinacional Panini, José Luis Córdoba, junto al profesor de Historia Diego Castaño López, que será el encargado de presentar el acto.

lunes, 19 de febrero de 2018

RTVE:La vida de Graciela Iturbide, la gran fotógrafa mexicana, llega al cómic


“Mi enfoque es personal. Sin teleobjetivos. Con intimidad y respeto. Respeto lo que retrato porque yo también quedo retratada a mi vez. Siempre” (Graciela Iturbide)

La belleza de las imágenes de la fotógrafa Graciela Iturbide (México, 1942) hacen que sea muy fácil calificarlas como mágicas o surrealistas, calificativos que a ella no le gustan porque durante los últimos cuarenta años ha buscado la verdad, el retrato del auténtico México que mezcla lo indígena y lo poscolonial en algo que ella define como “tempo mexicano”.

Ahora la vida de Graciela, considerada la fotógrafa más importante de México, llega al cómic en la apasionante novela gráfica Iguana Lady. La vida de Graciela Iturbide (La Fábrica), de la escritora norteamericana Isabel Quintero y el ilustrador, dibujante y pintor Mexicano Zeke Peña.

Un libro que, por increíble que parezca, logra captar la belleza plástica de la fotógrafa mexicana, a la vez que constituye un apasionante recorrido por su vida y su búsqueda de la verdad, que plasma en cada una de sus instantáneas. También indaga en lo que significa ser artista. Y tiene mucho de poético, tanto en lo literario como en lo visual.

Una novela gráfica extraordinaria en la que se combinan la prosa poética de Isabel quintero, con los bellísimos dibujos de Zeke Peña que reinterpreta el mundo de Graciela a su manera, consiguiendo que evoque el universo de la fotógrafa pero que, a la vez, sea algo completamente nuevo y diferente.

Destacar que el cómic contiene más de dos docenas de fotografías de Graciela, incluyendo su instantánea más famosa: Mujer ángel (1979).

Se hizo fotógrafa por el dolor tras la muerte de su hija
El cómic nos describe cómo Gabriella quería ser escritora, aunque la tradición y la familia la llevaron a casarse, con 19 años, y tener hijos. Y su inquietud la llevo a estudiar teatro y cine. Pero fue el dolor por la muerte de su hija Claudia la que la llevo a coger la cámara de fotos y a recorrer México y el mundo entero.

Empezó como ayudante del fotógrafo Álvarez Bravo, que pertenecía a la misma comunidad artística que Tina Modotti, Diego Rivera y Frida Kahlo; y cuyo trabajo celebraba la rica cultura indígena mexicana. Pero pronto Graciela no se conformó con fotografiar lo que veía sino que quiso dar un enfoque más personal a sus fotografías, una visión que iba mucho más allá de la realidad que retrataba. De hecho, partiendo de esa realidad, fue capaz de crear su propio y reconocible universo. Sus propios símbolos.

En las profundidades de México fotografíó rituales prehispánicos, pero también católicos. Como la matanza ritual de miles de cabras en la región de la mixteca.

Durante diez años retrató a las mujeres de Juchitán, que no temen decir lo que piensan. Nos descubrió la naturaleza en el jardín etnobotánico de Oaxaca. E incluso viajó a la india, donde nos mostró que los objetos cuentan historias sobre sus propietarios.

La Mujer ángel
Pero siempre vuelve a casa, a México, como en su famosa serie dedicada a los Seris, un pueblo indígena del estado Mexicano de Sonora donde, en 1979, “…con los seris, en el desierto que es su hogar, tomo mi fotografía preferida. Y la más famosa: Mujer ángel".

Se trata de la imagen de una mujer seri que camina a través de la inmensidad del desierto, dando la espalda a la cámara. Viste el traje tradicional de las mujeres seris y en su mano derecha cuelga una radio-grabadora.

Lo curioso es que Graciela no fue consciente de tomar esa imagen y se la encontró al revelar las fotografías por lo que la considera “Un regalo que me hizo la vida”.

Un mundo en blanco y negro y sin trucos
Da igual a donde le lleven sus viajes, el mundo de Graciela siempre es sencillo, directo, auténtico, un mundo en blanco y negro y sin ningún tipo de trucajes fotográficos, como teleobjetivos. Porque a Graciela le gusta meterse en los mundos que fotografía.

Así surgieron series tan famosas como Naturata, En el nombre del Padre, Tránsitos. Fiesta y muerte en México, Juchitán de las Mujeres, Los que viven en la arena, No hay nadie... O la archiconocida El Baño de Frida, que realizó en 2004 (cuando dicha estancia se reabrió, 50 años después de la muerte de la famosa artista) y cuya gestación se refleja en este cómic.

“Entré en el cuarto y le pedí a los objetos que me contaran la historia de Frida”.

Se deja guiar por los pájaros
“Los pájaros me hablan desde el fondo de mi ser, como cuando los fotografío”

El cómic también refleja la obsesión de Graciela por los pájaros, que siempre están presentes en su obra.

Pájaros a los que sigue por todo el mundo, dejándose guiar por ellos en una desesperada búsqueda de libertad que la llevará a descubrir nuevas culturas y gentes.

Desde que comenzó a hacer fotografías, hace casi 50 años, Graciela no ha dejado de volar. De descubrirnos el mundo con su mirada de pájaro que surge desde lo más profundo de su alma.

Destacar la cuidadísima edición de la editorial La Fábrica, famosa por sus libros de Fotografía y Arte. Iguana Lady. La vida de Graciela Iturbide es su la primera novela gráfica que publica.

sábado, 17 de febrero de 2018

El mundo del cómic inunda Córdoba de arte, humor, crítica y fantasía


El mundo del cómic inundará Córdoba de arte, creación, crítica social y política, humor y fantasía, a través de las múltiples actividades programadas en la sexta edición de las Jornadas Te-Beo en la Calle, que se desarrollarán en diversos lugares de la ciudad a lo largo del fin de semana y que incluyen muestras, encuentros con autores, clases magistrales y actividades lúdicas, entre otras. Una de las apuestas más importantes de esta cita, organizads por la delegación de Juventud con la colaboración del área de Cultura, la Diputación y el IAJ, son las cinco exposiciones de las que los cordobeses y visitantes podrán disfrutar durante todo el mes de marzo, y que en algunos casos ofrecen un recorrido histórico a través de la viñeta y el dibujo. Tras la inauguración, el pasado jueves, de la muestra del IV Fancine Trampa, que recoge en la Casa de la Juventud las obras ganadoras y seleccionadas del certamen de Historieta, Caricatura e Ilustración, ayer se abrieron dos nuevas exposiciones en la Casa Góngora y en la galería Arpillera de la Diputación.

Bajo el título Sátiras de papel, una propuesta del Centro de Estudios Andaluces, en la sala Galatea de la Casa Góngora, rinde homenaje a diez de los humoristas gráficos andaluces que han interpretado con su afilada y particular visión los acontecimientos, personajes e idiosincrasia de nuestro país a lo largo de tres siglos, desde las viñetas de Luis Mariani de 1861, en tiempos de Isabel II, hasta los trabajos sobre el 15-M de Miguel Brieva, en plena democracia. Además de su valor histórico, esta muestra también goza «de un gran valor artístico», como señaló Mercedes de Pablo, directora del Centro de Estudios Andaluces, que acudió ayer a su inauguración junto al concejal de Juventud, Antonio Rojas; el delegado de Juventud y Deportes de la Diputación, Martín Torralbo; el coordinador del IAJ en Córdoba, Alberto Mayoral, y el delegado municipal de Cultura, David Luque.

Desde la interpretación de Martín Morales de la Marcha Verde aún en vida de Franco hasta un dibujo de un nazareno firmando autógrafos a un grupo de turistas, la muestra acoge una amplia gama de temáticas que la hace «entretenida y divulgativa», ya que cada una de las viñetas lleva un texto que la contextualiza en su época.


Comisariada por Luis Pavón, la muestra recorre la historia del género desde mediados del siglo XIX a nuestros días, a través de una selección de diez creadores de la tierra como Martínez de León, López Rubio, Vázquez de Sola, Summers, Ballesta y Martín Morales, entre otros, para significar el cariz político, social, cultural y periodístico de cinco épocas. «Es una exposición para todas las edades y con muchos puntos en común respecto a cada época», empezando por la España de Isabel II, con Luis Mariani, «que se jugaba ir a la cárcel y se autofinanciaba las publicaciones», hasta llegar a Miguel Brieva, «que empezó haciendo crowdfunding para poder editar sus primeros trabajos, según explicó Pavón.


«Lo que se pretende es mostrar la evolución de un importante género cultural y de comunicación desde el punto de vista del contenido, de la producción, del estilo y en la relación con la sociedad de cada momento», continuó Pavón, que añadió que «no es solo una exposición sobre temas políticos, ya que en todas las épocas del humor gráfico se han tratado cuestiones que tienen que ver con la vida cotidiana».

viernes, 16 de febrero de 2018

Eugenio Benet homenajea al arte y al cómic sobre la base de circuitos electrónicos


El pintor Eugenio Benet (Madrid, 1962) se centra en la historia del arte y en personajes del cómic para conceptualizar una treintena de obras que ha creado sobre placas de circuitos electrónicos, y que desde este viernes se pueden ver en la Escuela de Artes ‘Pedro Almodóvar’.

Se trata de una original propuesta titulada ‘Reload sources on motherboard’, algo así como recargar pilas en la tarjeta madre, en la que el hijo del escritor Juan Benet reflexiona sobre el arte mientras muestra el resultado de sus indagaciones en torno a nuevos materiales.

Los trabajos que el artista ha traído a Ciudad Real, donde ya había expuesto, siempre de la mano de su amigo Vicente Ruiz, son de pequeño formato y, por tanto, inquietantes para el espectador, sobre todo por los efectos de la luz de las composiciones, que varían por los brillos de la propia textura de las placas electrónicas sin componentes.

Dice que estas superficies metálicas le inspiraron para montar escenas con pastel graso (cera fina) y óleos dentro de la derivación expresionista en la que trabaja en los últimos años.

Precisamente, sin ser tan purista en este estilo como lo fue en sus primeros años, dichos materiales le permiten en la actualidad trabajar sobre fondos en los que consigue un acabado “con otro cariz”.

Su nueva visión y el uso de las planchas madre desde hace tres años para “hacer algo diferente”, le ha permitido tener el reconocimiento social del público. Ya debutó con este tipo de obras en una exposición colectiva en Madrid, en las que enseñó creaciones dentro de su tendencia “rupturista”, en un viraje impulsado por su “ánimo investigador”.

En la actualidad, está combinado las placas de acero en soportes de madera, con el fin de ampliar el tamaño de los cuadros, y para aprovechar la textura de ambos materiales tanto en las figuras como en el fondo.

Sobre el contenido de la muestra que se en los próximos días se puede ver en la capital, hace un homenaje a los dos mundos “que me llenan” como es el arte y su trayectoria con destacados nombres, y el cómic y sus patrones más reconocibles.